Todo tiene un tiempo perfecto

hay tiempo perfectos para amar, tiempos perfectos para crear, tiempos perfectos para crecer, y tiempo perfecto para descansar. Aunque el tiempo es algo relativo, hay un tiempo de entrega, también hay tiempo de olvido. Tiempos donde abrimos el alma, y tiempos donde cerramos el



corazón. Hay un tiempo en donde nos liberamos de esas heridas de las personas que amamos y dejamos espacio para otras personas en nuestro interior. En esos momentos en que abrimos el alma y podemos ver con los ojos cerrados las bendiciones que nos trae Dios, hay otro tiempo donde al abrir los ojos vemos desolación. Cualquiera que sea tu tiempo, no pierdas la fe y la esperanza en el amor, el amor esel único que libera las cadenas en cualquier tiempo, en el corazón.