Señor, el día termina...





Señor, el día termina.
Mi fuerza da lugar al cansancio
y mi vigilia al sueño.

Pero antes de que mis ojos
se cierren, quiero decirte:  Gracias!





Te pido que el descanso repare
mi fe, mi fuerza y mi entusiasmo.

Perdona mis faltas, bendice a
mis seres queridos y ayúdame a
vivir un mejor mañana.





Amén!