No necesitamos ver para creer,







sólo confiamos en Dios. La fe es una bendición muy especial del Señor, porque nos permite avanzar en la vida y tomar grandes decisiones con mucha confianza y paz, a pesar de no poseer pruebas concretas.


Grandes cosas han acontecido por fe, y nosotros siendo hijos de Dios no estamos excluidos de experimentar milagros por esta fe.
AMEN